Un comité de expertos evalúa la candidatura de Estepona como sede de la Champions League de Fútbol para personas amputadas

0
74

El alcalde de Estepona, José María García Urbano, ha recibido hoy a los miembros de la Federación Europea de Fútbol Amputados (EAFF) que están visitando la ciudad para evaluar las posibilidades que tiene de albergar en noviembre la Champions League de Fútbol para personas amputadas.
El regidor ha señalado que Estepona está dentro del proceso de selección para ser sede de esta competición internacional, que es una de las más importantes por la participación de equipos de prestigiosa reputación como España, Francia, Reino Unido, Polonia o Turquía, entre otros.
Además de tratarse de un evento que tiene como objetivo la integración de personas con discapacidad a través de la práctica deportiva, la Champions League de Fútbol para personas amputadas tiene un gran impacto promocional a nivel mundial, ya que la UEFA es una de las entidades que forman parte de su organización.
García Urbano ha defendido la idoneidad de la ciudad y ha señalado que si Estepona logra convertirse en sede de este campeonato se verá también beneficiada de una gran promoción publicitaria a nivel internacional.
El alcalde ha recibido a la Secretaria General de la EAFF, Bogumila Smolarek, y al seleccionador nacional de fútbol para amputados designado por la Federación Española de Deportes de Personas con Discapacidad Física (FEDDF) y les ha mostrado la total disposición que tiene Estepona para acoger la Champions League de Fútbol para amputados.

En ese sentido, ha señalado los avances realizados en los últimos años en la ciudad para que sea accesible a todos y les ha informado de las distintas acciones que se han llevado a cabo para la integración laboral, social y deportiva de las personas con algún tipo de discapacidad o diversidad funcional.
Asimismo, ha mostrado la intención del Ayuntamiento de Estepona en promover y dar visibilidad a esta modalidad deportiva, una de las más jóvenes del fútbol. En esta práctica se enfrentan en el terreno de juego dos equipos de siete futbolistas, seis jugadores de campo y un portero. Los jugadores de campo tienen una amputación en las extremidades inferiores y los porteros en las extremidades superiores. Todos usan muletas y juegan sin sus prótesis.